Breaking News

25 de marzo de 2014

CRÍTICAS - "Last Song For Venus", ANKOR

"Last Song For Venus"
ANKOR (Autoeditado, 2013)
9,2 / 10

Flamante, profesional, elaborada,… y le podríamos añadir una docena más de calificativos a esta obra que nos presentan los tarraconenses Ankor, uno de los grandes abanderados de la provincia catalana, bajo su metal "personal" y conseguido. Last Song For Venus es aquel hijo que siempre has querido ver gestar en nuestras fronteras y que, por motivos más bien culturales (y, evidentemente ahora, económicos), nunca había nacido, ya que una de las principales problemáticas de Catalunya es su gran identidad con estilos tradicionales como la rumba, y que bloquean, en cierta manera, que sonidos más duros lleguen a tener el mismo éxito que rasgueos tan populares. Y eso que una de las grandes bandas de Catalunya fue, y serán, los heavys Sangtraït

Muchos juzgaran estas palabras, pero no son críticas y menos a la tradición, sino diferencias que uno encuentra entre calidad y cultura. Mucha cultura existe y tiene éxito gracias a las situaciones y modas del momento. En cambio, el metal solo tiene poder cultural, entre otros lugares (imagino), en el norte de Europa, donde en restaurantes y transportes públicos suenan bandas como Metallica, o sin ir más lejos en Euskal Herria, donde bandas como Su Ta Gar, Asgarth o Latzen son un referente popular. Hay parques de atracciones en Suecia, que organizan conciertos de bandas como In Flames a las 14:00 del mediodía para que padres e hijos disfruten de su tradición metalera. He ahí, que cueste tanto que salgan bandas como Ankor, que ofrezcan diversidad musical y de calidad, sin esperar que se les reconozca territorialmente su trabajo. 

Last Song For Venus es un disco completo, un LP de 53:02 minutos repleto de riffs con una fuerza excelente, de pegadas compactas , una mezcla noble entre las voces de Rosa de la Cruz , David Romeu y Julio A. López, que desde su bajo afronta la parte gutural del grupo, como ya hicieran en su anterior legado My Own Angel. Una producción elegante y extraordinaria (Álex Radish – Estudios Radish Records), una maquetación al gusto japonés con esa ilustración más cómic con la que rebautizan su imagen, dentro del conseguido cuadro más metalcore , más metal melódico que portan, con el consumado heavy metal norteamericano, que muestran esos flecos al puro estilo más versátil y variado como en The Dark Passenger. Ankor demuestra ser una banda polifacética que a medida que maduran como músicos, también lo hace su música.

Last Song For Venus abre el disco, con voces a la pura expresión hooligan y con un aire evolutivo, donde ya podemos notar las diferencias entre sus anteriores trabajos. Una aportación melódica entre Rosa de la Cruz y David Romeu relaja el inicio contundente del nuevo compacto. Pura energía para empezar un álbum. 

Try To Walk My Shoes, probablemente una de las canciones que más me llena junto con Winner Horse. Excelente tema que me recuerda una vez más a un sonido puro americano, con unos riffs magistrales y una voz -qué decir de la voz- soberbia y mágica en todas sus partes. La pegada de Jordi formidable. Un ritmo que seguro que en directo da excelentes resultados y una imagen muy feroz. 

Winner Horse, una canción que no deja con indiferencia a nadie. Con esas voces "gamberras", hooligans, "vandálicas", que dan un estupendo resultado a la que es, para mí, una de las grandes composiciones del disco. Una canción con garra y que anima hasta al más abatido.

When December Goes, I’ll Fight for You o Since You Made Us One, podríamos decir que son las canciones más armónicas, más melódicas, más equilibradas del disco. Un balance entre voz y serenidad instrumental, constituido por una letra pegadiza y fácil de absorber. 

La parte más sentimental la ponen Moonlight y The Unreachable Cherry Tree of Dreams con la que además cierran el nuevo material. Preciosas armonías donde Rosa de la Cruz y su registro vocal tienen la mayor magnitud. Canciones que transportan sus acordes hacia la nostalgia, tristeza y recuerdo. Acordes acústicos donde Rosa una vez más, brilla y cautiva como si de un susurro se tratase. 

Con Tenkuu No Budokai nos llevan hacia la cultura asiática, con una llamada diferente y con esa especie de cairel de Bola De Drac (Dragon Ball -ドラゴンボール) que adorna el final de la canción, y con una parte en castellano, que puedo imaginar que tiene una especial inserción en forma de recuerdo. Sin lugar a duda, una preciosidad de single. 

Para concluir, At Last Rest es todo un cántico al metal más épico, más sinfónico; baterías y guitarras pesadas, instrumentos orquestados, voces con un tono lírico, que le da un sentimiento sinfónico atractivo. Probablemente la canción más pensada y cuidada del elepé. 

A mi parecer,  y en la calidad de juez que se me otorga con esta crítica, estamos ante uno de los trabajos del año, ante el resurgir del metal más clásico, pero con la experiencia de la historia cual insertan de forma moderna y sensata, con esos retoques al estilo que no buscan ofensa alguna sino la innovación y renovación del mercado. La juventud que les caracteriza avecina un futuro más que positivo al estilo que defienden y, en mi particular enjuiciamiento, es más que recomendable esta obra que, sin exagerar ni buscar la succión de ningún miembro viril, podría decir, perfectamente, de arte. 

Por Kim Rubio




Tracklist:

1. Last Song For Venus
2. Try To Walk My Shoes
3. When December Goes
4. I’ll Fight For You
5. Last Song For Venus Part 2
6. The Dark Passenger
7. Winner Horse
8. Since You Made Us As One
9. Moonlight
10. Tenkuu No Budokai
11. At Last Rest
12. The Unreachable Cherry Tree Of Dreams


Para más información:


Designed By Blogger Templates